Sociedades mercantiles: tipos y formas jurídicas

Ventajas fiscales para empresas que exportan: Diferir el pago del IVA

Como Asesoría de pymes y empresas, desde Vives Pons & Asociados  os recomendamos que dotéis a vuestro negocio de la forma jurídica y lo inscribáis en el registro mercantil. Deberéis decidir, según las características de vuestra empresa, el tipo de sociedad que vais a constituir. En este sentido, podemos distinguir entre sociedades mercantiles, civiles o profesionales.

Características de las sociedades mercantiles

En caso de no crear una sociedad mercantil, podría ser una sociedad civil, cuyos trámites de constitución son más sencillos, pero que a la par tienen otro tipo de inconvenientes. También existen las sociedades profesionales, que agrupan a aquellas actividades que normalmente se prestan de forma individual para aquellos servicios profesionales que necesitan una titulación universitaria oficial o una titulación profesional, y para cuyo ejercicio sea necesario su inscripción en el correspondiente Colegio Profesional.

Sociedades mercantiles: tipos y formas jurídicas

De esta forma, aquellas actividades profesionales ejercidas por titulados que necesitan colegiarse para ejercer la misma tendrían que encuadrarse o constituirse como sociedades profesionales en el Registro Mercantil. Estos profesionales son los que tienen una forma jurídica más clara, ya que la diferencia entre sociedad civil o sociedad mercantil no está tan clara y depende tanto del tipo de actividad que se ejerce como de su forma jurídica o el objeto de su constitución. En este sentido, las actividades profesionales que no tienen que ver con el comercio podrían utilizar formas jurídicas diferentes a la sociedad mercantil.

Tipos de Sociedades Mercantiles

La sociedad mercantil puede ser colectiva, comandataria o anónima. Además, dependiendo de si se desea limitar o no la responsabilidad de los socios, se pueden crear sociedades anónimas o sociedades limitadas, con limitación de responsabilidad, o comandatarias y colectivas, donde no existe dicha limitación. En la mayoría de las empresas se apuesta por limitar la responsabilidad, para que un problema en la empresa no afecte al patrimonio personal de los socios.

Todas aquellas que apuestan por la constitución de una sociedad anónima o sociedad limitada son sociedades mercantiles, independientemente de cuál sea su naturaleza, siendo el tipo de sociedad más común de todas las establecidas. Además, se pueden crear sociedades unipersonales, desarrolladas por un solo socio o que, habiendo sido constituida por dos o más socios, todas sus acciones o participaciones han pasado a ser propiedad de un único socio.

Igualmente tiene que cumplir con todos los requerimientos de una sociedad mercantil, en lo que respecta a que conste por escrito la forma y efectos de los contratos celebrados entre la sociedad y el socio único. Independientemente, si no realiza una actividad comercial o es un profesional colegiado, podría incorporarse dentro de sociedades civiles o profesionales.

A veces, la relación de los socios con la sociedad mercantil puede resultar algo más confusa, sobre todo si realizan cualquier tipo de trabajo para ellas. También se encuentran obligadas a cumplir con el impuesto de sociedades.

Es necesario tener en cuenta todas las circunstancias, no sólo el tipo de actividad que se va a ejercer, a la hora de constituir una sociedad. Lo ideal es tener un buen asesoramiento sobre la entidad jurídica, las ventajas fiscales que puede representar una u otra forma; o si, por la naturaleza de la actividad o tipo de profesional que somos, no se adecua de la mejor forma posible al tipo de empresa o sociedad que tenemos en mente.

Después, hay que seguir los mismos pasos, desde la denominación social, las aportaciones de los socios, la firma de la escritura ante el notario, la obtención del NIF de la empresa o liquidación de impuestos e inscripción en el Registro mercantil de la misma. Muchas veces puede parecer algo engorroso el proceso, sobre todo si es la primera vez que se constituye, pero lo cierto es que lo podemos hacer de forma sencilla, incluso desde casa en la mayor parte de los trámites.

Vives Pons Asociados, la asesoría de tu empresa

Otra opción es ponerlo todo en manos de un asesor nos asesore y nos ayude. El equipo de Vives Pons& Asociados estará encantado de ayudarte. Nos encontrarás en la calle Pare Pere, en el centro de Dénia (Junto a la Glorieta del País Valencià). Teléfono: 96 643 2624.