¿Quiénes están obligados a hacer la declaración de la renta?

Declaración de la Renta en Denia y

En principio todos los contribuyentes están obligados a hacer la Declaración de la Renta, pero también hay ciertas excepciones, dependiendo dela cuantía de los ingresos, las deducciones y su procedencia.

La Ley del IRPF

La Ley de IRPF dicta en su artículo8 que son contribuyentes por el Impuesto de la Renta todas “las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español”, así como “las personas físicas que tuviesen su residencia habitual en el extranjero por alguna de las circunstancias previstas en el artículo 10 de esta Ley“. Y es que a priori, todo trabajador, pensionista y cualquier persona que obtenga algún tipo de renta, debe tributar por este impuesto y hacer la declaración de la renta.

En principio, están obligados a declarar a Hacienda todos las personas con derecho a deducciones por inversión en vivienda, cuenta ahorro-empresa doble imposición internacional o que hayan realizado aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados o mutualidades de previsión social, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia que reduzcan la base imponible, cuando ejerciten tal derecho durante el pasado año. A estos hay que añadir quienes hayan disfrutado de las deducciones por maternidad y nacimiento o adopción.

Son varios los supuestos en los que el contribuyente está obligado a completar su declaración de la renta, aunque esto no implica que necesariamente tenga que pagar a Hacienda. Esto último dependerá del resultado de su declaración: negativo o positivo, es decir, cobrar o pagar.

Los ingresos por rendimientos de trabajo

Sin embargo, los ingresos siguen siendo la principal vara para determinar quienes están obligados a declarar el IRPF. Con carácter general, los contribuyentes que hayan percibido rentas inferiores a los 22.000 euros brutos anuales de un solo pagador estarán exentos de tributar. Es decir, podrán declarar si desean hacerlo pero no están obligados (en la mayoría de los casos el resultado de su declaración será a devolver).

Sin embargo, existen excepciones a esta regla general, empezando por los trabajadores con más de un pagador. En este caso, la suma de las cantidades percibidas del segundo y siguientes no podrá superar los 1.500 euros, es decir, la práctica totalidad de los pluriempleados deberá cumplir con la AEAT. Si se supera esa cifra los ingresos totales por el rendimiento de trabajo deberán ser inferiores a los 11.200 euros. Conviene aclarar que los pagos de la Seguridad Social (como por ejemplo la prestación por desempleo) tienen la consideración fiscal de segundo pagador a efetos fiscales, con todo lo que esto implica.

Del mismo modo, se aplicará cuando se perciban rendimientos íntegros de trabajo sujetos a un tipo fijo de retención o cuando el pagador no esté obligado a retener, como ocurre con las pensiones procedentes del extranjero.

Ingresos de pensionistas

Este límite de 11.200 euros también se aplica a los ingresos de pensionistas cuyos únicos rendimientos consistan en las prestaciones pasivas que figuran el el artículo 17.2a de la Ley de IRPF y provengan de dos o más pagadores, además de haber sufrido la retención de IRPF a través del modelo 146, a pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, así como en los contratos en los que el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener o cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

download full film The Birth of a Nation 2016

Las ganancias y las pérdidas patrimoniales en el IRPF

Perdidas e ingresos patrimoniales

En el momento de hacer la Declaración de la Renta, Hacienda clasifica los ingresos que obtienes a lo largo del año entre las rentas del trabajo y las rentas del ahorro, a las que se podrían añadir las actividades económicas. Como su propio nombre indica, las primeras hacen referencia al salario y demás ingresos que se obtienen como trabajador por cuenta ajena y a las que algunos suman también los trabajos como freelance.

Rendimientos por actividades económicas y Rentas de Ahorro

Los rendimientos por actividades económicas se podrían considerar como las rentas del trabajo para los autónomos, ya que es en ese apartado donde deben consignar sus cuentas anuales con los ingresos y gastos que han tenido o, lo que es lo mismo, su ‘salario’.

Por otro lado nos encontramos con las rentas del ahorro, que hacen mención a las inversiones que se realizan -excluidas las que tienen que ver con emprender y montar un negocio-, al rendimiento que se obtiene por el ahorro.

Ganancias y pérdidas patrimoniales en el IRPF

Las rentas del ahorro se dividen entre rendimientos de capital -intereses en depósitos y cuentas, por ejemplo- y las ganancias y pérdidas patrimoniales, donde se pueden englobar desde inversiones propiamente dichas (rendimientos de fondos de inversión, acciones, ETFs, letras del tesoro…) hasta los cambios patrimoniales. Por ejemplo: cuando vendemos una vivienda en propiedad.

Las ganancias y pérdidas patrimoniales están reguladas en los artículos del 33 al 39 de la Ley de IRPF (consultar BOE) que establece que, con carácter general, “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por la Ley del IRPF se califiquen como rendimientos”.

¿Cuándo no existe alternación patrimonial?

Hacienda también establece claramente varios supuestos en los que no se considerará que existe alteración patrimonial en la renta 2015 y son los siguientes:

  • En los supuestos de división de la cosa común.
  • En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.
  • En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

Si se da uno de estos casos, la Agencia Tributaria entenderá que aunque haya un cambio de patrimonial real, no debe computarse a efectos del impuesto.

Vives Pons, tu asesor fiscal

Si tenéis alguna duda con vuestra declaración de la renta o necesítáis asesoramiento fiscal sobre alguna cuestión relacionada con vuestro patrimonio o renta, en Vives Pons & Asociados nos encontará ayudarnos. Nos encontraréis en el centro de Dénia, en la calle Pare Pere (muy cerca de la Glorieta del País Valencià) o en el teléfono: 96 643 2624